Segundo Manifiesto de Barcelona (La Renta Básica de los iguales)

Volver
Autor(es): José Iglesias FernándezTipo: Artículo
Fecha: 18-09-2004Tema: Renta Básica de los iguales

 

Segundo Manifiesto de Barcelona (La Renta Básica de los iguales)
José Iglesias Fernández


Nace la Renta Básica en el territorio español

Manifesto

En noviembre de 1998, se celebraron en Barcelona las primeras Jornadas sobre la Renta Básica (RB).[1] Fueron organizadas por la Asociación Renta Básica (AREBA), EcoConcern, la Fundación de Investigaciones Marxistas (FIM) y el colectivo Zambra. Si tenemos en cuenta que este concepto era prácticamente desconocido por estas fechas en el Estado español, las Jornadas han sido un éxito: asistieron más de un centenar de personas y aproximadamente una veintena de colectivos que representaban a una buena parte del territorio español. Las jornadas tenían un triple objetivo:
  • Conocer y divulgar la RB entre los colectivos más dinámicos de nuestra sociedad. Asumir la necesidad de crear un ente para coordinar estos fines. Esta función consolidaría a Baladre como área de encuentro.
  • Proponer, en el corto plazo, la incorporación de esta reivindicación en las agendas del resto de los movimientos sociales; y a más largo plazo, en la de los sindicatos y partidos.
  • Movilizarnos desde la gente y las organizaciones de base para exigir su implantación.
Las Primeras Jornadas acabaron con un documento al que se denominaría Manifiesto en defensa del derecho ciudadano a la renta básica.[2] Fue aprobado por la casi totalidad de los participantes y la mayoría de los colectivos asistentes. El texto del Manifiesto fue publicado en Cuadernos renta básica nº 0, y enviado a todos los asistentes a la Jornadas.
 
Segundo Manifiesto de Barcelona sobre la Renta Básica
 
Desde el Primer Manifiesto, han pasado ya casi cinco años. Durante este tiempo, la actividad encaminada a divulgar la RB ha sido trepidante. Hoy en día, son muchos los colectivos que la han adoptado genuinamente, otros sólo la conocen confusamente, e incluso algunos partidos la han convertido últimamente en eslogan electoral.
El concepto de RB que se adoptó en el Primer Manifiesto, y que es el que más se ha divulgado en los círculos convencionales, se apoya en una filosofía muy conservadora de la sociedad; es decir, tanto el concepto (foráneo) como la justificación ética (liberal) que utilizan estas asociaciones no se corresponden en absoluto con el paradigma y la idea de justicia de nuestro compromiso social. Se entiende su amplia divulgación entre estas organizaciones porque responde totalmente a la concepción asistencialista que tienen, mucho más en consonancia con su credo y su práctica social. Precisamente, una de las ambigüedades respetadas en el primer documento es que la Asamblea dejó abierto el que cada grupo asistente pudiera utilizar libremente nombres tan contradictorios, pero que respondían a los diferentes credos de estas organizaciones, tales como “ingreso universal, ingreso incondicional, subsidio universal garantizado, dividendo social, ingreso social, salario social, ingreso básico, etc. [3]
Para ser consecuentes con nuestra forma de pensar, se impone la necesidad de encontrar una definición y una justificación que responda más a nuestra posición política anticapitalista. Es decir, hemos llegado a un punto de madurez que nos exige un discurso propio que nos permita abandonar lo foráneo y liberal y sustituirlo por una lectura y un modelo anticapitalista de RB. La RB hay que convertirla en un instrumento de transformación de la sociedad que esté, a su vez, en consonancia con nuestra filosofía.
Afortunadamente, sobre la filosofía anticapitalista contamos con diversas corrientes históricas que nos ayudan a condenar la perversidad de este sistema: desde las múltiples tendencias anarquistas, hasta las socialistas y comunistas. A su vez, son muchos los pensadores, clásicos y modernos, que nos ofrecen análisis excepcionales actualizados sobre la naturaleza y la lógica de acumulación del sistema capitalista. Es una riqueza intelectual que está al alcance de todos nosotros.
La autonomía personal que supone el modelo fuerte
Sin embargo, sobre el concepto de RB hemos tenido que desarrollar toda una tipología para disponer de una medida que nos permita evaluar si el modelo es anticapitalista, o nos propone la sumisión al sistema; en este momento ha proliferado una amplia gama de propuestas de ayuda social, casi todas encaminadas a apoyar la familia, frecuentemente exigiendo contrapartidas, la mayoría limitadas a colectivos muy precarios, y casi todas con unas cantidades que rayan el mantenimiento de la mendicidad.
Para ello, las diversas propuestas que aparecen dentro de esta tipología las hemos clasificado en modelos fuertes y modelos débiles. El modelo fuerte, por sus características, nos asegura que es un instrumento idóneo para luchar contra el capitalismo. Su contenido conlleva justicia, porque es un mecanismo de redistribución fuerte de la renta; pero a su vez es anticapitalista porque permite eludir el mercado de trabajo, uno de los pilares de dominio y explotación de la población que es indispensable para el sistema. Además, la aparición dentro del Estado español de una red estructurada de forma jerárquica y elitista, con planteamientos técnico-posibilistas, y que desvirtúan el contenido del concepto, nos ha llevado a reforzar la característica de que la RB ha de ser exigida desde la movilización de la gente y los colectivos de base. Es decir, reivindicamos una RB que ha de ser conseguida por y con la voluntad de la ciudadanía, y no desde arriba, para la ciudadanía.
Las particularidades mínimas de lo que ha de ser un modelo fuerte de RB, y que las personas de forma individual, y las organizaciones de forma colectiva, decidimos asumir en este Segundo Manifiesto, son:
El modelo ha de contener unas características estructurales, que son:
  • Individual. Se concede a cada persona de forma exclusiva; y no a las familias.
  • Universal. Con una doble exigencia:
    • Es para todas las personas
    • Y no contributiva
  • Incondicional. Con otro doble requerimiento:
    • * Es independiente del nivel de ingresos
    • * Y sin ninguna relación con el mercado de trabajo asalariado

Y otras características de opción política, que son:

  • Cuantía. Como mínimo, la cantidad a percibir como RB será igual a la definida como Umbral de Pobreza.
    • En nuestro caso, el Umbralº de Pobrezaº será equivalente al 50% de la renta per capita.
  • Equidad. Cada persona recibirá exactamente la misma cantidad de RB
  • Participación. El importe total de la RB se dividirá en dos partes:
    • Una parte será entregada "en mano" a cada persona.
    • Y la otra estará dedicada a las inversiones de índole público: educación, sanidad, vivienda, transporte, medio ambiente, proyectos de carácter colectivo, mico economía social.
  • Refundición. La RB sustituirá a casi todas las demás prestaciones económicas: pensiones, subsidios, ayudas, subvenciones, etc.
  • Desde la base social.. Movilización y participación directa ciudadana.
La trampa de los modelos débiles

Hemos de ser conscientes que los modelos débiles comienzan a proliferar a nivel de propuesta y, alguno, como el de la Comunidad Vasca, ya alcanza el nivel de implantación.[4] Esta proliferación, debido al relajamiento e imprecisión del concepto, nos ha llevado a tener que distinguir entre la Renta Básica en singular, como hacíamos previamente, y utilizar otra más adecuada y actual, como es el de Rentas Básicas en plural.[5] A partir de ahora hay que pensar que no existe la RB, sino las RBs, y que hemos de tener bien claro por cual de los modelos nos decidimos, o desde que modelo nos hablan. Para no caer en la trampa de la imprecisión, o de la confusión ideológica, hemos de poder distinguir entre los modelos de justicia y anticapitalistas, de aquellos que son de corte liberal o asistencial.

Los modelos débiles solamente puede ser considerados positivos cuando suponen un paso hacia la consolidación del modelo fuerte. Es decir, únicamente pueden ser aceptados siempre y cuando cumplan estas condiciones mínimas:
  • Han de ser concedidos individualmente a cada persona, por lo menos a partir de los 16 años.
  • No han de exigir ninguna contrapartida, tanto en términos de trabajo, como estudios, etc.
  • La cuantía a percibir ha de ser, por lo menos, igual a la determinada por el umbral de pobreza.[6]
  • Han de reconocer y estar encaminados hacia el modelo fuerte.
Del reino animal a la comunidad del género humano
 
Aunque sea muy importante la RB para consolidar la autonomía personal en nuestras vidas, las personas y colectivos que suscribimos este manifiesto no olvidamos que el elemento anticapitalista ha de ser un referente necesario para orientar la lucha por la transformación social. El capitalismo impulsa y estimula el egoísmo en el individuo e impide el desarrollo del ser social; degrada la condición humana y nos obliga a sobrevivir en los linderos del reino animal. Pero transformar la sociedad supone promocionar la especie humana hasta convertirla en seres humanos; supone que los ciudadanos y ciudadanas aspiremos a participar en comunidad, a convivir en una nueva sociedad donde el género humano, por fin, podrá florecer libre y consolidarse.
Mientras tanto, mantenemos la voluntad de seguir encontrándonos periódicamente para evaluar y actualizar nuestras luchas: sin banderas, sin himnos, sin ritos, sin estructuras, sin jerarquías, sin poder… pero con la confianza de que algún día venceremos. [7]
 
Damos nuestro apoyo al Segundo Manifiesto de Barcelona
 
  •  
  •  
  • A Cova dos Ratos (Vigo),
  • Alternativa Antimilitarista (Cantabria),
  • Asociación Contra la Exclusión Social (Murcia),
  • Asociación Renta Básica (AREBA),
  • Baladre (Estado español),
  • Berri-Otxoak (Baracaldo),
  • Centro de Recursos para Asociaciones (Cádiz),
  • Colectivo Módulo Azul (Morón de la Frontera),
  • Corcó (Xátiva),
  • Creación (Morón de la Frontera),
  • EcoConcern (Barcelona),
  • Izquierda Unida (federaciones de Cuenca y Extremadura),
  • Kol.lectiu de Joves de La Coma (Paterna-Valencia),
  • Koordinadora de Colectivos del Parke (Alfafar-Valencia),
  • La Lletra A (Xátiva),
  • La Maixanta (Lleida),
  • Mil Lúas (A Coruña),
  • Mesa Cívica por la RB de Catalunya (Barcelona),
  • Oficina EnREDando (Murcia),
  • Plataforma per la Globalització de les Resistències (Bellpuig-Lleida),
  • Xera (Asturies),
  • Zambra (Andalucía)

 

Segundo Encuentro Internacional sobre la Renta Básica
17-19 septiembre del 2004
Museu d’Art Contemporani de Barcelona (MACBA)
Barcelona

 
 
Notas
  • [1] Zambra y varios colectivos de Málaga habían ya celebrado en febrero de 1998 un encuentro en esta ciudad en el cual tomaban la decisión de incorporar la RB en sus agendas y cooperar para que las Primeras Jornadas de Barcelona se llevasen a cabo.
  • [2] También se lo conoce como el Manifiesto de Barcelona.
  • [3] Véase el esfuerzo teórico realizado para demostrar por qué hay que definir este concepto como renta básica y abandonar los otros términos si queremos ser consecuentes con una posición anticapìtalista. En José Iglesias Fernández (ed.). Ante la falta de derechos, Renta Básica ¡¡YA!!, Virus editorial. Barcelona
  • [4] Este es un ejemplo hacia el que tenderán muchas Comunidades Autónomas. Analizado detenidamente, esta medida de ayuda a las rentas se aplica en muchas situaciones bajo el nombre de subsidio de paro no contributivo. En el Estado español, cerca de 250.000 personas se benefician de este subsidio.
  • [5] Véase los dos estudios de José Iglesias Fernández que justifican la utilización de esta nueva tipología de la RB: Las Rentas Básicas: un modelo de implantación territorial. El Viejo Topo, junio del 2003 y La cultura de la rentas básicas. Virus editorial, julio del 2004.
  • [6] El umbral de pobreza viene cuantificado por la mitad de la renta per capita del país
  • [7] Extraído del espiritu de la canción We shall overcome. En homenaje a Pete Seeger, gran cantante de la utopía.

Comentarios

Todavía no hay ningún comentario, ¡Anímate y participa!

Imagen de seguridad Otra imagen Escribe los caracteres de la imagen:

José Iglesias Fernández 2020 -- Editada por José Iglesias Etxezarreta -- Condiciones de uso