A Manolo Cañada Porras, desde el corazón
Lembranzas

Volver

Astillas hechas de astillas, que siguen convirtiéndose en astillas

No te conocía, pero tenías que aparecer en algún momento: pletórico de argumentos, lleno de entusiasmo, desbordando confianza en los principios que defiendes. Te oí no más de tres veces y te leí no más de otras tantas. Pero sé y conozco, por amigos comunes, algunas de tus reflexiones y tus motivos para decidir reorientar tu compromiso y militancia política. Parto de esos momentos fugaces, en los que pude apreciar toda tu entrega y personalidad, para manifestarte mi admiración. Y no necesito más para confiar en ti, para expresarte todo mi apoyo en estos momentos de soledad, aunque yo puedo muy poco y no sé como concretarlo. Tú sabes que estoy, estamos, entre los nadies, un grupo al que me siento muy orgulloso de pertenecer, y un grupo en el que siempre encontrarás sinceridad y cariño, dos valores difíciles de encontrar entre los que se creen alguien.

En la publicación extremeña del Vivir dónde quieras, a todo el equipo nos parecía que su divulgación estaría incompleta si no nos acompañabas en la misma: después de todo, ¿en cuántas de las reflexiones que aparecen en este trabajo no está tu aliento, tus consejos y tus matices? Razones más que suficientes para pensar e incluir aquella precisa Presentación tuya en esta versión. Como te decía anteriormente, te queremos ver de nuevo con ese pundonor del que nunca has renunciado, pero esta vez luchando en tu propio campo, ayudando a marcar caminos hacia las utopías, junto a los nadies.

 

José Iglesias Fernández

Barcelona 28 de marzo del 2005

 

 

Comentarios

Todavía no hay ningún comentario, ¡Anímate y participa!

Imagen de seguridad Otra imagen Escribe los caracteres de la imagen:

José Iglesias Fernández 2017 -- Editada por José Iglesias Etxezarreta -- Condiciones de uso